Historia

Biografía de Reverendo Dr. Michael Barry Wieteska :

Reverendo Dr. Michael Barry Wieteska

En lugar de optar por pasar exámenes finales en la escuela secundaria, Michael decidió marcharse a Australia. Como tenía ganas de escribir, pensó que para dedicarse a ello necesitaba experiencia de vida más que una educación universitaria. Así pues, en 1962, a la edad de 17 años y bajo el patrocinio del "Big Brother Movement", que tenía bajo su tutela a varones británicos menores de edad y solitarios que empezaban una nueva vida en Australia, dejó Gran Bretaña. Después de llevar un estilo de vida errante y de viajar mucho en Australia, en una reunión de avivamiento en tiendas de campaña conoció a cristianos pentecostales y procedió a apartarse de Dios. Sin embargo, los perros sabuesos del cielo lo siguieron. Tras convertirse, en 1964, en un cristiano comprometido, comenzó de inmediato a predicar en las calles de los barrios perdidos de Sydney.

Al decidirse por seguir estudios de ministerio a tiempo parcial, en vez de ir a la Escuela de Teología a tiempo completo (que parecía demasiado fácil, en consonancia con su decisión anterior), aceptó muchos empleos, no solo por motivos económicos sino también "para adquirir experiencia". Por ejemplo, cuando trabajaba en el ámbito rudo de la industria de la construcción de Australia, ataba acero y manejaba explosivos, antes de llegar a ser responsable de equipos de la construcción.

En 1968, obtuvo su primera licencia ministerial, trasladándose luego a Canberra, la capital de Australia, para asistir en la fundación de una nueva iglesia ahí. Desde fines de 1969, viajó cuatro meses por tierra a Gran Bretaña, vía Asia suroriental, India, Pakistán, Afganistán, Irán, Turquía y países comunistas de Europa del Este, y en su camino predicó en las estaciones misioneras. En Inglaterra, en una cafetería cristiana, conoció a Lorna, que había sido invitada por su hermano mellizo, Derek. (Después de terminar Estudios Clásicos, Derek había emprendido viaje a América Central y América del Sur para trabajar con Voluntary Services Overseas (V.S.O.) Ahí había sido bautizado en el Espíritu Santo. Derek volvió a Gran Bretaña con una plaza en la Universidad de Oxford para estudiar teología, pero debido a la enfermedad de su padre decidió quedarse en casa para acompañarlo y se dedicó a la enseñanza. Derek es un orador y escritor renombrado en los círculos cristianos británicos). Lorna había sido seleccionada con anterioridad, de entre los pocos cientos de postulantes seleccionados, para trabajar en la prestigiosa Organización Mundial de la Salud en Ginebra.

Durante su estadía en Ginebra, se formó como instructora de esquí. Al cansarse de la vida materialista de Ginebra, se fue a Canadá y enseñó esquí en Whistler. Luego del infarto de su padre, regresó a Inglaterra y fue a Londres para ocupar un puesto en Harley Street, en el Instituto Británico de Investigación del Cáncer. A invitación de un hermano que estudiaba en la London School of Economics, Michael solía viajar desde Manchester a Londres los fines de semana para visitarla. En julio de 1971, se casaron y volvieron a Australia (una vez más, realizando una gira de predicación durante cuatro meses en Pakistán, la India, Tailandia y Filipinas). Al principio vivieron en Canberra, donde Michael siguió colaborando con la Iglesia mientras Lorna trabajaba como asistenta personal del Alto Comisionado de Canadá, Decano del cuerpo diplomático. En 1972, fueron nombrados evangelistas a tiempo completo, y en 1973, misioneros de reemplazo en Nueva Zelandia. Las tareas ahí, además de la de pastor en Auckland, incluían discursos en conferencias y la formación del ministerio Maorí. Al regreso de los misioneros con licencia, habiendo entablado una relación cálida con los maoríes y personas de las islas del Pacífico, quisieron seguir trabajando en la región del Pacífico. Luego de vender su casa en Australia, compraron un yate en Gran Bretaña, con la intención de navegar en él para volver a la región del Pacífico.

De regreso a Inglaterra en 1974, inauguraron el yate. Sin embargo, como no tenían suficiente dinero para dotarlo de todo lo necesario, fueron a Ginebra (Suiza), donde Lorna aceptó nuevamente un contrato de corta duración en la Organización Mundial de la Salud. En vista de que se quedaron más de lo previsto, crearon un grupo de creyentes llenos del Espíritu Santo, que en un principio se reunían en su casa. Tras dejar al grupo en manos de una pareja de misioneros recién llegada de los Estados Unidos, finalmente partieron.

Cuando llegaron a Gibraltar, hubo una efusión de la Iglesia Metodista (una larga historia), donde muchos fueron bautizados en el Espíritu Santo, entre ellos, el entonces superintendente de la escuela dominical y su esposa. (En la actualidad, esta pareja pastorea esa Iglesia Metodista). En vista de que no pudieron seguir viaje desde Gibraltar –otra larga historia– y de que a la familia misionera americana le fuera negada visas de entrada a Suiza, volvieron a ese país para pastorear a la nueva iglesia. Durante muchos años, Lorna volvió a trabajar como agregada de prensa en la Organización Mundial de la Salud (OMS), lo que les permitió mantener la residencia en Suiza. Además de su labor como madre de la Iglesia, su dedicación, amor y energía fueron una contribución inestimable para una congregación cada vez más importante. A medida que aumentaba el número de creyentes, se fueron creando otras iglesias, no solo en Suiza, sino también en el extranjero, en Singapur y en Filipinas. Los miembros de la Iglesia cumplieron también una función decisiva en la creación de misiones en Sri Lanka.

A principios de 1990, Michael y Lorna se hicieron cargo de Julie-Ange, de tan solo cinco años de edad, cuyos padres –ambos miembros de la Iglesia– habían fallecido poco antes. Más adelante, Julie se desempeñó como pianista en la Iglesia antes de marcharse a Gran Bretaña para cursar estudios ahí. En 2007, tras una larga enfermedad que soportó con mucha valentía, Lorna murió de cáncer.

En 2006, en una fiesta de despedida de un ex colega de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Michael conoció a Tess. Licenciada en estadística, Tess es ciudadana filipina, y además de su trabajo en las Naciones Unidas, es también ministra licenciada. Después del fallecimiento de Lorna, durante un viaje a Australia Michael pensó mucho en Tess. Al volver a Europa por un corto período de tiempo, a fines de 2007, se convenció definitivamente de que Tess debía ser su esposa. Michael y Julie-Ange fueron entonces a Filipinas, para pasar juntos la Navidad ahí con algunos amigos. Ahí, su amor por Tess, deseo y convicción de que debía ser su esposa fue tan firme que decidió proponerle matrimonio por teléfono estando ella en Suiza. Después de orar mucho, finalmente Tess aceptó su petición de mano y se casaron en 2008. Tess ha infundido esperanza e inspiración nuevas a Michael, y atiende hábilmente tanto a su marido como al ministerio de la Iglesia del Salvador vivo.

El liderazgo